Mientras escucho Yesterday, con un libro de Murakami a medio terminar, intento cubrir el sonido de la guitarra flamenca y la garganta que se desvive en una planta alta del edificio de enfrente. Me duele que a la gente le duela el amor, aunque sea en flamenco -que nunca me gustó. Desde esta otra ventana, en otra planta alta en las cumbres de la ciudad, me dirijo a vosotros después de un tiempo largo en el que, no sé muy bien por qué, me he ausentado de mis palabras y me he puesto a comprar alfombras.

Desde aquí, desde una ventana cualquiera que se ve como un simple cuadro de luz entre tantos, os agradezco a todos los que habéis seguido el blog en este tiempo y os dejo caer que Versurrealista sigue vivo.

 

Un saludo desde estas calurosas tierras donde, a aquellos que somos de frío, se nos vuelve cuero la piel y escarcha las manos y el corazón.

ML

4 pensamientos en “

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s