知ります

Los cerezos aún no florecían y el paisaje humeante cubría el Monte Fuji de la vista de aquellos que intentaban huir.

Haruka conoció a John bajo el sonido de las bombas y entre cáscaras de granadas sin explotar. Juntos, ahogaron su deseo en un río que lloraba lágrimas de sangre humana. Poco les importó que a Shinya lo llamaran ‘hijo de la guerra’ y lo miraran como al resultado de algo que, ya devastado el paisaje, todos querían olvidar.

Una mañana de domingo se les vio a los tres, de espaldas a la ciudad, camino del puerto y con poco equipaje.

2 pensamientos en “知ります

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s