Goethe en Marienbad

Siete por diez contaban tus manos,
mas tu corazón aprendía a latir.
La juventud viste en sus labios,
sellados, casi adolescentes,
buscando retratos, tal vez paternos;
buscando inciertos paraderos
bajo prontos, negros encajes.

Momento, como hemos de vivir
todos y cada uno.

Sobre dos ruedas
de un viejo coche
-asientos de cuero uniforme-
por vencida das,
de nuevo,
la batalla.
Rodean tus pensamientos
las entrañas de jardines,
muros y carmines
que besaste.

Roza ya el anonimato
aquella anécdota
por pocos conocida.

2 pensamientos en “Goethe en Marienbad

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s