Lorca y la Luna

Esa luna no ha cambiado

desde que tú la miraste;

permanece

en cada país,

cada juego de sábanas,

cada siesta en hora punta,

cada noche con su madrugada.

La luna te acompaña,

pisada ya, como todo,

y a pecho descubierto amamanta

los sueños de conformes.

Cuentan que en la oscuridad

del día que fue tu noche

no salió a ver a  nadie;

que guardó luto bajo nubes

tan oscuras como profundos enjambres.

2 pensamientos en “Lorca y la Luna

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s