El incendio

 Un rojo amanecer

callado y crujiente,

asesino y distante;

mengua.

Original forma de ver

las tristes, volátiles cosas.

Sirenas que gritan

nadan en calles

de niños descalzos.

Llaves lanzadas al vacío,

derretidas entre cabellos de rojos

fríos.

Olor a humo intrínseco,

desagradecido aspirar de lo automático.

Todo quedó en la combustión,

ya resulta imposible pensar

y luchar por que aquello no perezca.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s